Agricultura ecológica.

Jueves, Abril 26, 2018
Agricultura ecológica.

Sistema alternativo de producción agrícola.

También conocida como biológica u orgánica, es un sistema de producción permite obtener alimentos (de origen animal y vegetal) de máxima calidad y libres de residuos químicos, conservando el medio ambiente y cuidando la fertilidad del suelo a través del uso óptimo de recursos naturales, sin emplear productos químicos de síntesis y asegurando el bienestar de los animales.

La agricultura ecológica favorece el empleo de recursos renovables, evita el uso de productos de origen químico y la manipulación genética, además recurre a técnicas que contribuyen a mantener el ecosistema.

Esta modalidad de la práctica agrícola respeta los ciclos naturales de cada producto, buscando así no dañar radicalmente el medio ambiente y adaptar la capacidad de producción de la tierra permitiendo la renovación de recursos naturales. El objetivo de la agricultura ecológica es la productividad además de la sostenibilidad de la producción.

Se basa en una serie de objetivos y principios, así como prácticas comunes diseñadas para minimizar el impacto de la actividad en el ecosistema, asegurando que el sistema agrícola funcione de la manera más natural posible, tales como las siguientes:

· Prohibición del uso de organismos genéticamente modificados.

· No utilizar pesticidas ni fertilizantes de origen químico o sintético.

· Rotación de cultivos para uso eficiente de los recursos.

· Aprovechamiento de los recursos naturales tales como el estiércol para la fertilización o alimentos para el ganado producidos en la misma granja.

· Selección de especies vegetales y animales resistentes a enfermedades y adaptadas a las condiciones locales.

· Crianza de ganado al aire libre, en espacios abiertos y con alimentación ecológica.

· Practica apropiada para la cría de diferentes especies de ganado.

 

Por otro lado, con frecuencia pueden confundirse términos como “orgánico”, “saludable” y “natural”, sin embargo; su significado es distinto. Por ejemplo, un alimento es “orgánico” cuando cubre los requisitos establecidos por organismos de control alimentario sobre cómo se cultiva, aunque no considera su control en el contenido en nutrientes. El producto es “natural" cuando no contiene ingredientes sintéticos o artificiales. Por otro lado, un producto es “saludable” si cumple con ciertos criterios sobre su contenido de grasa, grasa saturada, colesterol, sal y requiere cierta cantidad de vitaminas, minerales y otros nutrientes saludables.



Share