La irrigación maximiza el uso del agua en agricultura.

Viernes, Diciembre 7, 2018
Aprovechar el potencial de la incorporación de nuevas tecnologías permitirá hacer frente a las necesidades futuras.

El riego tecnificado reduce 60% el uso de agua.

La tecnificación de riego puede reducir hasta 60 por ciento del agua empleada en el campo agrícola y duplicar la producción de granos. La tecnología aplicada al uso racionado del agua permitirá mejorar los resultados productivos del maíz. Actualmente, se tienen datos que nos indican que el consumo del agua por agricultura es de más del 70 por ciento del recurso a nivel mundial.

De acuerdo con el INEGI, el 77% del agua se utiliza en actividades agrícolas en México, de esta cifra 14% en el abastecimiento público, 5% en las termoeléctricas y 4% en la industria. La necesidad de tecnificar el campo agrícola es cada vez mayor.

Del centro del país al norte, es donde se ubican más zonas agrícolas tecnificadas y es donde se impulsan los cultivos de alto valor para exportación como aguacates, cítricos, berries y hortalizas. La situación es distinta al sur del país, con siembras más rudimentarias y poco eficientes que entregan alimentos de bajo valor.

Actualmente, en promedio se obtienen tres toneladas de grano por cada hectárea cultivada en México y, de incorporar el sistema de riego la producción podría incrementar hasta 6 o 7 toneladas. Aprovechar el potencial de la incorporación de nuevas tecnologías permitirá hacer frente a las necesidades futuras de la sociedad mexicana puesto que según estimaciones en el 2030 la población nacional rebasará los 140 millones de habitantes según la Organización de las Naciones Unidas.

Respecto al porcentaje de alimentos a producir para garantizar la seguridad alimentaria de los países, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) indica que se deben producir 75% de los alimentos para consumo.

Casos de éxito como los de Sonora, donde se ha implementado el riego tecnificado y se han producido 18 toneladas de maíz por hectárea, o de Jalisco con un aumento de 70 a 190 toneladas en la cosecha de caña de azúcar; son evidencia suficiente del incremento productivo a la par de la reducción del consumo de agua de hasta 60 por ciento (comparado con procesos tradicionales).

Otra de las ventajas, es la posibilidad de abastecer fertilizante y nutrientes a partir del flujo del agua en el sistema de riego aumentando la productividad en 200% y con una eficiencia superior a 30% en la aplicación de nutrientes en la planta.

El país cuenta con 22 millones de hectáreas de vocación agrícola, de las que 16 millones se abastecen con el temporal de lluvia y 6 millones de hectáreas con riego; esto representa una oportunidad de incorporar la tecnología de riego ya que 1.5 millones de hectáreas son las que ya han sido tecnificadas.

Entonces y según estimaciones, la implementación del riego tecnificado requiere una fuerte inversión (mil 600 dólares por hectárea de cultivo de maíz o hasta 15 mil dólares por hectárea para siembra de berries), puesto que su complejidad y beneficios son abundantes y son capaces de reintegrar la inversión. El riego simboliza una aplicación de tecnología aliada para el mejoramiento de la vida de los millones de mexicanos que viven del campo.

 

En Equipartes Agrícolas podemos ofrecerle alternativas a medida que le permitan aprovechar los recursos y ser más productivos a través del riego tecnificado, pregunte sobre nuestros servicios.



Share