Cultivo de fresa a través de un sistema hidropónico

Viernes, Enero 12, 2018

El sistema hidropónico sustentable para el cultivo de fresa como alternativa ecológica libre de bromuro de metilo fue generado por los investigadores del Departamento de Horticultura de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN), en conjunto con la Universidad de California, la Comisión de la Fresa de California y con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT).

El bromuro de metilo es un fumigante de amplio espectro que elimina patógenos y semillas de maleza del suelo en cultivos de alto valor comercial como la fresa.

En su momento se enlistó a este químico como devastador de la capa de ozono desde 1993 logrando que para 2005 se evitará la utilización en Estados Unidos.

Sin embargo, sin el uso del bromuro de metilo la industria de fresa en California reportó una disminución del 25 por ciento. Así, debido a la pérdida y preocupación medioambiental los investigadores han acelerado la búsqueda de alternativas factibles.

El sistema hidropónico se desarrolló para su uso a campo abierto utilizando el suelo como base, sin modificar el manejo del cultivo desde el punto de vista de plantación, podas y cosecha.

El sistema consiste en una cama del mismo tamaño a la que usan los productores formada con suelo. En esa cama se forman una o dos canaletas con el mismo suelo, con dimensiones estudiadas cubiertas con una película plástica permeable al agua y se coloca un sustrato inerte y suficientemente poroso sobre ella dentro de los canales.

Luego, se instala un sistema de irrigación por goteo, con el que se aplica una solución nutritiva perfectamente balanceada con nutrientes esenciales para el cultivo de fresa y con valores de potencial hidrógeno (pH) y conductividad eléctrica (CE) especificado para el cultivo.

Al implementar el sistema, las exportaciones de fresa “Hecho en México” aumentaron en 21.2 por ciento al cierre de 2016, en comparación con 2015, representando ingresos por 650.8 millones de dólares, con beneficio al ingreso de los productores.

Establecido el cultivo, se maneja como cultivo sin suelo en un sistema similar al de invernaderos tecnificados, con la diferencia que es totalmente adecuado para campo abierto, a pesar de que las plantas de fresa están expuestas a condiciones adversas del medio ambiente.

El éxito para implementar el sistema en campo abierto consistió en estudiar diferentes comportamientos de las plantas, desde la perspectiva fisiológica y nutricional en diversas condiciones.

El proyecto requirió un estudio de propiedades físicas y químicas de los sustratos para crecimiento, el comportamiento diurno de la temperatura del ambiente y del sustrato donde se desarrolló el sistema radicular, la absorción de agua y nutrientes por las plantas, así como el manejo de estos parámetros a lo largo de su ciclo vegetativo y reproductivo en condiciones ambientales diferentes.

La ventaja principal del sistema es que es posible cultivar a campo abierto fresas en un sistema que no usa bromuro de metilo para eliminar patógenos de suelo que causan enfermedades a las plantas usando sustrato libre de estos. Permite aplicar y adecuar otros cultivos que usan este producto.

Para el rendimiento de frutos por el cultivo, los resultados de producción de fresas con este sistema y el de campo abierto son similares rondando las 60 toneladas por hectárea. Bajo condiciones favorables del clima en el ciclo de cultivo permite maximizar el sistema con un 20 o 30 por ciento más, acercándose a la productividad que se obtiene en un invernadero tecnificado donde se controlan parámetros como radiación, humedad ambiental y temperatura.

Entre las desventajas que tiene el sistema para su implementación son su costo más elevado por la compra del sustrato que se utiliza; además de que requiere un manejo altamente especializado y puntual del cultivo.

El sistema surgió a partir de sus estudios de doctorado en horticultura financiado por el CONACyT en la Universidad de California entre los años 2008 y 2013. El sistema sigue en optimización hasta la fecha para otros cultivos buscando implementarlo entre los productores mexicanos y concientizarlos para evitar el uso de bromuro de metilo que daña la capa de ozono.

El sistema hidropónico es una alternativa viable para evitar el uso de este producto y obtener buen rendimiento del cultivo.



Share