Robot Mexicano que ayuda en las tareas del campo

Viernes, Enero 12, 2018

El Dr. y profesor Noé Velázquez con ayuda del ingeniero Bonifacio Gaona Ponce y el M.I. Juan Carlos Olguín Rojas, del Departamento de Ingeniería Mecánica Agrícola, así como 17 alumnos de la Universidad de Chapingo; crearon un robot agricultor que ayuda en las tareas del campo como sembrar, cosechar, regar las plantas y poner fertilizante. El objetivo de su desarrollo es ayudar con la tecnología a las personas del campo en labores que son muy desgastantes o peligrosas como la aplicación de pesticidas.

La historia del profesor Noé se remonta a la ocupación de sus padres en la agricultura y sus deseos de acceder a una mejor educación. Originario de Temascaltepec, Estado de México, Noé Velázquez logró consolidar sus estudios en la Universidad de Chapingo y ahora funge de catedrático de robótica dirigiendo este proyecto con sus alumnos desde las primeras generaciones a su cargo.

 

La situación agrícola de México

En México, con una alta ocupación de personas en la agricultura (más de 5 millones), la idea de la creación de este robot permitiría agilizar las labores más complejas y peligrosas para el contacto humano; siendo que actualmente se realizar todas las tareas de modo tradicional. En la zona centro y sur del país, es cada vez más común observar cómo la mancha urbana devora todo a su paso, desde bosques y áreas naturales, hasta las tierras destinadas a la cosecha.

Hoy en día se aprecian pequeñas parcelas, algunas que apenas llegan a una hectárea de tierra. En gran parte del centro y sur del país existen familias (pequeños productores) que se dedican a la siembra de maíz, principalmente.

Uno de los problemas que esa situación tiene que ver con la poca viabilidad para que esos pequeños productores hagan uso de la maquinaria agrícola existente en la actualidad, como tractores, cosechadoras, fertilizadoras, cortadoras.

 

Un reto de reconocimiento mundial

El primer prototipo se diseñó de forma muy barata denotando muchas insuficiencias para el trabajo de la agricultura. El segundo, tenía los motores arriba evitando su daño por contacto con la tierra y agua. Se le adaptaron ruedas agrícolas así como nuevos motores y controles.

Equipado con un software, el robot es capaz de segmentar las plantas dependiendo de la luz de manera automática, este robot móvil realiza acciones de monitoreo, detección de enfermedades y control de plagas e incluso tareas de siembra.

Además, ya funciona con una aplicación que calcula la cantidad, frecuencia, distancia y se programa la forma en que debe sembrar (midiendo la distancia entre los surcos para que funcione correctamente y no choque con las plantas y las maltrate). De forma manual, su operación se realiza con un control de Play Station, se usa por computadora con el objetivo de generar cálculos en tiempo real puesto que se pierde la precisión con el programa OpenCV, un software libre de Lenguaje C.

Entre las principales funciones que realiza el robot se enlistan: riego de cultivos, plantar semillas, recoger lo cosechado así como poner fertilizante. Cuenta con dos tipos de sembradoras: una para granos pequeños (como arroz y trigo) y otra para granos grandes, como el maíz. Adicional, cuenta con un tanque de agua con el que realiza el riego de plantas y pone el fertilizante.

En junio de este año, el proyecto participó en Inglaterra, el Field Robot Event, un evento en Inglaterra que se llevará a cabo el 13 y 16 de junio donde compitieron con robots de distintos países quedando ubicados en la décima posición de 18 concursantes, los robots debieron superar 3 pruebas:

-       Navegación básica: Recorrer la mayor parte de la zona de cultivo en 3 minutos.

-       Navegación avanzada: Recorrer los surcos del campo saltando posiciones y siguiendo la ruta prestablecida.

-       Mapeo: Identificar objetivos específicos en el campo de cultivo, ubicarlos todos y después regresar al principio e ir recogiendo uno por uno.

La principal ventaja del robot que consideran sus desarrolladores es que debido a su suspensión, puede moverse en cualquier tipo de terreno, además del pleno conocimiento del trabajo en la tierra y de las necesidades reales. Han desarrollado también un sensor giratorio a bordo que permite mapear, en tiempo real, la ubicación del robot para que pueda seguir de manera inteligente su trayectoria.

El proyecto busca a futuro detectar enfermedades, primero en rosas y luego en otros cultivos; así prevendrá posibles plagas en las siembras. Noé agregó que se tiene  planeado que para próximos prototipos se agregue un único botón de inicio para las tareas sin necesidad de que el usuario sepa de programación o entienda el funcionamiento completo de la máquina. Además de que está por iniciar los trámites de patente, la SAGARPA ha mostrado interés por el proyecto.

Una de las principales limitantes que encuentra el equipo es que la falta de recursos los obliga a usar lo que se tiene a la mano. Pero finalmente, la meta será integrar este robot a la vida diaria al servicio del campo agrícola, como herramienta útil y facilitadora de sus tareas.



Share