XLIV Feria de la Tuna 2017

Viernes, Septiembre 15, 2017

En la última edición de la Feria de la Tuna relacionada del 2 al 6 de agosto, la anfitriona fue la tuna y todos los productos derivados así como el nopal. En este evento fue posible disfrutar de eventos deportivos, ecuestres, culturales, musicales y artísticos.

Desde 1973, este evento ofrece una gama amplia de costumbres y tradiciones que fortalecen a la identidad en el Estado de México, así como bailes típicos, artesanías y juegos mecánicos. En esta ocasión se exhibieron las piezas realizadas por artesanos de diversos pueblos mágicos del Estado de México como: Valle de Bravo, Malinalco y Villa del Carbón.

Participaron más de 500 productores de esta fruta a nivel nacional, puesto que estos producen entre 120 y 130 mil toneladas de tuna, con un estimado diario de mil 600 toneladas, lo que equivale a 60 mil cajas de tuna por día, según datos del presidente municipal Francisco Robles Badillo.

Entre el 50 y 60% de la producción se exporta a los Estados Unidos bajo la denominación de “Cactus Pears”, logrando mantener presencia en el mercado internacional por varios años.

Diariamente se cosechan 60 mil cajas de tuna que se distribuyen en el Mercado de la Tuna ubicado a un costado de la carretera libre México-Tulancingo, San Martin de las Pirámides; y también es llevado a la central de abastos de la Ciudad de México.

En el municipio se cosechan cinco variedades de tuna: la Alfacayucan o Tuna Blanca, Tuna Criolla, Tuna Roja de San Martín, Tuna Roja Cardona y Tuna Manzana, destacando la Tuna Blanca producida por excelencia en este Pueblo Mágico. Entre los productos que se comercializan derivados de la tuna se encuentran: tuna, nopal y xoconostle en almíbar, cristalizado, cubierto de chocolate; salsas, nopales en escabeche, enchilados, azucarados, salados o con chocolate, polvo deshidratado o champú de nopal, licores, mermeladas o miel, dulces, jugo y cajeta, entre otros.

Cabe destacar que el Estado de México es el segundo mayor productor nacional de tuna, actividad que se desarrolla en casi 17 mil hectáreas, en los municipios de San Martín de las Pirámides, Otumba, Axapusco, Nopaltepec, Teotihuacán, Temascalapa y Acolman, donde se cosechan 183 mil toneladas, con valor superior en el mercado de 540 millones de pesos.

 

En la feria destacó la presentación de la línea de jabones orgánicos hechos a base de tuna, nopal y xoconostle mezclados con productos comestibles como toronja, avena, manzanilla, romero y semillas de chía con propiedades beneficiosas para el cuidado de la piel. El Grupo Agroindustrial Teotihuacano presentó la línea Amolli (jabón teotihuacano), que consta de 11 distintos jabones que sirven para exfoliar la piel, y tiene propiedades antiarrugas, hidratantes o relajantes.

La elaboración de los jabones requirió de 3 años y medio de investigaciones y trabajo. Nació de la idea de aprovechar los productos de la región con una elaboración totalmente artesanal y sin químicos, puesto que su cultivo es a partir de compostas orgánicas.

Para elaborar el jabón de tuna, primero se cosecha el fruto del nopal, lo seleccionan y lo limpian, después lo maceran para ablandarlo. El extracto de tuna se combina con el jabón de manera artesanal, lo meten a un molde y lo cortan en trozos con guillotina. Todo el proceso se lleva a cabo en un mes con 10 días.



Share