Automatización en la Agricultura.

Lunes, Junio 5, 2017

La idea que se tenía hace tiempo sobre los alcances tecnológicos nos ha alcanzado. A razón de liberar la carga de trabajo que los productores tienen, se han introducido tractores mecánicos para sustituir gran parte de las tareas, generando la producción de cultivos exponencial.

De igual manera, con la creación de herbicidas químicos, se pudieron eliminar algunas plantas, se aumentaba la productividad del sector primario a cambio de un coste ecológico muy alto. Ahora esto ha cambiado gracias a los cultivos modificados genéticamente.

La próxima revolución que está por llegar permitirá asistir a un nuevo nivel, donde la agricultura será automatizada de forma masiva, y que abarcará la plantación y el mantenimiento hasta la recolecta. Se han diseñado diversas soluciones como el dron que permite pulverizar herbicidas a un ritmo de 200,000 metros cuadrados por hora, aunque por el momento se revisan casos aislados, cada vez se vuelven más cercanos a su aplicación comercial en la que se benefician los productores de diversas zonas a nivel mundial.

Los precios por su parte, se vuelven más bajos y amplían su propósito de industrial a comercial. Así serán más alcanzables para la gente del campo logrando automatizar diferentes partes del mantenimiento, vigilar los cultivos y el terreno; todo en tiempo real.

 

Tractores, cosechadoras, empacadoras…

La tendencia está enfocada a lograr la operación de tractores autónomos, siendo que las granjas son terrenos perfectos para automatizar la conducción de los vehículos. El terreno posee la capacidad de ser monitoreados vía satélite y la velocidad de trabajo es muy baja. En diversas partes del mundo ya es común poder aprovechar el funcionamiento de tractores autónomos y semi autónomos.

Esta clase de tractores pueden realizar diferentes tareas sobre el terreno y los cultivos a partir de control remoto o de un plan de acción preestablecido. Arar, mover el terreno, hacer surcos o recolectar granos hasta el remolque.

Así como estos equipos, las empacadoras y cosechadoras se ven beneficiados con la automatización de procesos. Sin embargo, la intervención humana se sigue generando en las tareas de mantenimiento.

 

Campos automatizados: software y servicios

La era tecnológica ya ha alcanzado los campos agrícolas generando equipos y maquinaria nueva, así como aplicaciones de software cuya finalidad es suministrar servicios que gestionen y coordinen su manejo. La oferta es cada vez más grande y es un mercado en el que muchas empresas ya están desarrollando opciones. Algunos ejemplos prácticos incluyen sistemas capaces de concentrar datos sobre la superficie de cultivo, previsiones climáticas, composición del terreno, gestión del inventario y la producción, etc.

 

Granjas verticales

Una alternativa en tendencia es la implementación de granjas verticales, un concepto que comprende nuevas formas de cultivo. Desde su origen en 1915, se han generado numerosos estudios que respaldan las bondades y la eficiencia de su uso: menor espacio, energía y minerales.

Las granjas verticales son ambientes controlados donde las platas son cultivadas en varios niveles, lo que permite ocupar menor terreno y; aprovechando mejor la luz solar con varios reflectores. Avances como la hidroponía, permiten generar ahorros considerables de los recursos utilizados, y al contar con condiciones controladas evitan el uso de herbicidas y pesticidas.



Share