Lombricomposta, alternativa de fertilizante sustentable.

Domingo, Agosto 5, 2018
Una opción a considerar en las actividades agrícolas en el Estado de México.

Uno de los métodos de composteo que se vuelve cada vez más popular es la lombricomposta. Un sistema sencillo y natural para producir abono agrícola con mayor efectividad que los fertilizantes químicos.

Para su elaboración se introduce la lombriz roja o californiana, que se encuentra en el estiércol de vacas y caballos, y en combinación con desechos vegetales se puede lograr un abono de excelente calidad y grandes beneficios para cultivos hidropónicos o de cielo abierto.

La lombricomposta es una alternativa agrícola viable de bajo costo y de autosuficiencia evitando riesgos de calidad y servicio externo, su permeabilidad al aire y al agua aumentan su retención de agua, así como su capacidad para almacenar y liberar nutrientes de forma equilibrada para las plantas. Entre sus bondades se encuentran su alta carga microbiana y su pH neutro que permite colocar cualquier cantidad sin riesgo de quemar los cultivos.

Además de lo antes mencionado, esta composta pasiva es amigable con el medio ambiente y la salud humana.

 

En el Estado de México se pueden testificar casos exitosos como el de Ciro Antonio Domínguez y su familia, que ya llevan 13 años de producir lombricomposta. El Ing. Ciro menciona que la gente se ha percatado que la producción natural es más barata, sana y amable con el medio ambiente. Su trabajo se ha consolidado en la empresa SILAgro (Sustentabilidad, Innovación y Liderazgo Agrícola), en la que brinda empleo a vecinos de la zona y capacitación gratuita cuyo objetivo es convertir a más gente en productores de este tipo de composta.

Trabajar con lo que para algunos es basura, para el negocio del Ingeniero representa dinero al convertir la materia orgánica que los ganaderos les regalan y se convierte en su materia prima. Cuando reciben la materia, se le realiza una medición de pH y pasados 10 días es cuando la materia orgánica alcanza los niveles adecuados de pH y habrá iniciado un proceso de pre-fermentación adecuado para el alimento de las lombrices.

Las lombrices rojas californianas convierten a través de su digestión enriqueciendo la materia prima orgánica con bacterias, fitobacterias y algunas enzimas que darán vida de nuevo a la tierra con fines de cultivo.

Las lombrices requieren una capa de materia prima de 10 centímetros cada 8 días, con una temperatura de 25 grados y la humedad de las camas al 80 por ciento con riego tres veces por semana. Además es necesario vigilar que la densidad de población permita a la lombriz reproducirse de forma balanceada.

El agua derivada de los riegos semanales se recolecta hasta producir a partir de todo un proceso, un líquido poderoso como fertilizante orgánico y comercial.

Al final, se empacan costales de 40 kilos de fertilizante sólido y tambos de 25 litros para el líquido.

 

Para el Ingeniero Antonio, es vital resaltar las bondades de retomar los sistemas orgánicos de producción agropecuaria y la industria alimentaria con productos que son fuente de microvida.

SILAgro produce anualmente 350 toneladas de fertilizante sólido y 10 mil litros de fertilizante líquido aproximadamente; con una noble labor de reactivar los suelos de cultivo, con nutrientes, microorganismos y minerales benéficos. Sus principales clientes se encuentran con productores de la zona hortoflorícola y la región papera del Estado de México.



Share